Seleccionar página

Lamentamos profundamente la suspensión de la Carrera Popular San Silvestre 2017, derivada de la falta de acuerdo entre las partes en lo relativo a la negativa, por parte del Ayuntamiento de Valladolid, de la concesión del permiso para su discurrir por las calles del centro de esta ciudad.

Entendemos de la dificultad que entrañaba dicho acuerdo, ya que se trataba de aunar en una de las fechas clave del calendario navideño, las diferentes confluencias de intereses entre el deporte, el ocio y el comercio de Valladolid. Pero también nos gustaría expresar el disgusto que nos causa el hecho de que, a raíz de esta suspensión, se haya visto cercenada la ilusión de miles de ciudadanos que pretendían disfrutar, un año más, de una carrera “diferente”, por su carácter festivo y solidario. Al igual que muchas personas habían puesto en marcha su altruismo al servicio de la tarea de voluntario, imprescindible para el desarrollo de esta carrera; movidas la mayor parte por un fin superior, en favor de las organizaciones beneficiarias de buena parte de la recaudación de este evento.

Con el anhelo en que esta situación no se vuelva a repetir en un futuro, nuestra organización queda a disposición de la Federación de Atletismo de Castilla y León, como llevamos haciendo los últimos años, para seguir prosperando en una fructífera y sincera relación mutua en los diferentes intereses que nos relacionan. Y esperamos que desde los órganos con poder de decisión en el orden político y comercial, sean capaces de anteponer los criterios expresados en el párrafo anterior, en aras a una próxima celebración de la San Silvestre en 2018.

Valladolid, 30 de Noviembre de 2017